COVID-19: de «chapeadores» a «taxi-bondi», una nueva modalidad que se ve en los retenes

Los que trabajan en la seguridad de Mar del Plata, en los 7 retenes establecidos, no salen de su asombro por las diversas modalidades o situaciones con las que se encuentran todos los días. Mucho más en la autovía 2. De allí se desprenden las expresiones del coordinador provincial: de trabajadores golondrinas a médicos que sacan «chapa» pasando por taxistas que hacen viajes con escalas.

Está claro que la clave está en endurecer los retenes de acceso a Mar del Plata. Esa política clara que bajó desde la provincia el ministro Sergio Berni, potenciada con su visita semanas atrás, comenzó a tomar forma con el paso de los días.

Es que todos coinciden en señalar que ahí en donde está el talón de Aquiles al problema del coronavirus en Mar del Plata.

«Si nos podemos rígidos, inflexibles, va a andar todo mejor. Sino, el virus se nos va a meter como en otras ciudades que tienen circulación comprobada», señalaron a El Marplatense quienes están en esa misión.

En más de una ocasión se pudo comprobar las expresiones de bronca, al límite de la «calentura», del propio coordinador provincial Rodolfo Iriart quien en su cuenta de Twitter protagoniza situaciones llamativas pero no menos ciertas o fehacientes. Su forma de ser la traslada a unas líneas, con fotos o videos.

Esa metodología de comunicación ha dado resultado. A Mar del Plata, por sobre todas las cosas. De hecho, el municipio confirmó una cifra de autos rechazados: casi 60 por día, en lo que va de mayo.

Iriart se desempeña como coordinador operativo Zona Atlántica para articular entre Ministerio de Seguridad y Municipios en el marco de la emergencia por el coronavirus.

Este último martes, el funcionario provincial arremetió contra los profesionales de la salud que “chapean” en los retenes con el objetivo de ingresar a las ciudades sin someterse a los controles sanitarios.

En la red social Twitter, Iriart indicó que “todos los días nos enteramos de casos de médicos que son retenidos en las entradas a las ciudades porque van y vienen, algunos por sus trabajos, otros no. Chapean, se enojan hasta ofrecen pelear, después aparecen clínicas, sanatorios y hospitales con Covid”.

Desde su cuenta, Iriart advirtió como primera medida la llegada de trabajadores «golondrinas» que venían a Mar del Plata. Allí se dio a conocer públicamente un protocolo entre el municipio y las empresas pesqueras que informan con tiempo adecuado detallando datos de personas y condiciones laborales.

Tras ello, se conoció un cruce entre el exdiputado y el médico que reside en Mar del Plata y trabaja en Florencia Varela con quien casi se «va a las manos», confió una fuente. Este médico es el que después dio positivo. Ello obligó a endurecer el protocolo de ingreso de los trabajadores de la salud.

Y en las últimas horas la advertencia fue hacia dos sectores: penitenciarios y los «taxi-bondi». Sobre los primeros hay que poner el ojo aunque se haya descartado un caso en las últimas horas.