Se esperan lluvias y tormentas para hoy y mañana


De acuerdo a lo informado, se prevé tiempo severo desde la noche del martes, manteniéndose el miércoles y la tarde de jueves, con caída de lluvia y con ráfagas de vientos de hasta 90 km/h . Ante cualquier eventualidad, están disponibles los teléfonos 103 de Defensa Civil, 107 del SAME, 911 de la Policía y el 100 de Bomberos. 


El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) actualizó la situación meteorológica por potencial evento de tiempo severo durante el miércoles y la tarde de jueves.

Para la noche del martes se espera que las precipitaciones se generalicen en toda la Provincia y se intensifiquen en la madrugada del miércoles.

Se esperan precipitaciones persistentes y algunas tormentas aisladas a partir de la mañana del día miércoles dejando acumulados que pueden superar los 100 mm sumado a vientos intensos del este y sudeste con ráfagas de hasta 90 km/h pudiendo ser superados de manera puntual, en especial sobre municipios costeros. Esta situación se mantiene hasta el mediodía del jueves mejorando las condiciones hacia la noche.

Ante cualquier eventualidad, los vecinos podrán comunicarse telefónicamente al 103 (Defensa Civil), 107 (SAME), 911 (Policía) o al 100 (Bomberos). 

Recomendaciones a tener en cuenta
 
– Asegurarse de sacar los residuos en los horarios estipulados; no depositarlos en lugares que interfieran en un normal escurrimiento de agua una vez comenzada la lluvia.
 
– Si no es necesario, una vez que comience el desarrollo del mal tiempo, no desplazarse por la calle; caso contrario elevar los cuidados. Si se maneja un vehículo, antes de hacerlo verificar que funcionen todos los elementos de seguridad y manejo (luces, limpiaparabrisas, desempañador, frenos, etc.)
 
-Cerrar y asegurar puertas, ventanas,  toldos y chapas.
 
-Retirar macetas y todos aquellos objetos que puedan caer a la calle.
 
-Asegurar andamiajes, grúas y otros elementos de obra.
 
-Alejarse de cornisas, muros, árboles y tomar precauciones delante de edificios en construcción.

-No concurrir a la playa ni a lugares que puedan ser afectados por las mareas y oleajes que se puedan generar debido a la intensidad de vientos fuertes.