MAR CHIQUITA: DENUNCIAN OPERACIONES MEDIÁTICAS CONTRA EL INTENDENTE

Lo que sucede a nivel nacional no escapa en ciertos lugares del interior de la provincia de Buenos Aires. Resulta que en el Partido de Mar Chiquita, vecino de de Mar del Plata, comenzaron con fuerte calibre operaciones mediáticas contra el intendente del distrito, Jorge Paredi, que está aislado en su domicilio y tiene a su señora como caso positivo de coronavirus.

Aprovechando su aislamiento, y mientras se reportan contagios de COVID-19 en el distrito, medios de comunicación y periodistas han sido apuntados como parte de una «operación mediática contra la gestión municipal» para «sacar ventajas políticas» con la creación de mentiras constantes, que llegaron hasta TN en el espacio de Wiñazki y A24.

Tal lo denunció el Partido Justicialista de Mar Chiquita, que «repudia la operación de un medio de comunicación a la gestión municipal. No podemos tolerar que se intente sacar ventajas políticas por algunos sectores que publican MENTIRAS», se dispara en parte del comunicado.

Y gatilla sobre la existencia de «CARANCHEO MEDIÁTICO» y apunta «que las prioridades están en otros lados y no en depositar recursos en el bolsillo de mercenarios del periodismo».

Tras el PJ, también fue duro el repudio del bloque de concejales del Frente de Todos al manifestar que «no es nuevo que desde medios de comunicación local, fuertemente ligados a la anterior gestión de Cambiemos, se viertan noticias falsas en relación a la pandemia con fines políticos, lo que deja en evidencia la falta de seriedad y solidaridad por parte de quien las imparte».

Las operaciones mediáticas surgen cuando los casos activos aparecen y en cuanto a la gestión el jefe comunal está cumpliendo promesas como la instalación de un cajero automático en Mar de Cobo, el pedido de reactivación de más de 100 viviendas y obra de cloacas.

Nada raro parece por estos tiempos de operaciones mediáticas contra todos los niveles de las gestiones oficialistas. La reforma judicial, Alberto Fernández, los anticuarentena, y todo llega hasta los pagos chicos como sucede en Mar Chiquita.