Este viernes será la apertura de la edición 37 de la Fiesta Nacional Semana de Santos Vega

Cada año nuestro pueblo se viste de fiesta para celebrar un nuevo aniversario de este gran evento criollo, que no solo convoca a los lavallenses, sino también a vecinos de diferentes localidades.

El sentimiento de pertenencia nos impulsa hoy a realizar esfuerzos significativos para garantizar dicho festejo. Este año, dadas las condiciones económicas y sociales que atraviesa nuestro país además de la inexistencia de una comisión interesada en abordar la organización de dicha fiesta, nos comprometimos como funcionarios a tomar el manejo y la municipalización de la Fiesta Semana de Santos Vega.

La Secretaría de Cultura solicitó al Honorable Concejo Deliberante, la aprobación de una comisión de festejos municipal, la cual quedó regulada integralmente por funcionarios del ejecutivo Intendente municipal José Rodríguez Ponte, Jefe de Gabinete Andrea Turconi, Secretario de Educación, Cultura y Deporte Fernando Larragueta y representantes del legislativo, uno por la mayoría, Concejal Gustavo Fileni, otro por la minoría, Concejal Llera Fernando.

Luego de consecutivas reuniones, se han acordado ciertos criterios para realizar dicho festejo. Con un país bajo emergencia económica y una provincia con fondos comprometidos para cumplir con las demandas y necesidades de los bonaerenses, nos lleva a replantear qué tipo de fiesta podemos brindar a nuestra localidad. Mantener una línea de artistas de primer nivel como se contrajo en el 2019 implica contemplar un monto que significa comprometer una suma de dinero que afectaría el pago de gastos corrientes tales como sueldos y ayudas sociales.

Incluso dentro de este contexto mencionado, decidimos, aun así, realizar la nueva edición correspondiente, pero siempre con el compromiso de no comprometer fondos que luego serán utilizados por la municipalidad para garantizar el funcionamiento de las localidades.

En lo que respecta a las destrezas criollas, recibimos la propuesta de referentes en dichas actividades, con un presupuesto difícil de afrontarlo económicamente y abordarlo desde el acto administrativo municipal. Bajo dichas condiciones decidimos rechazar la propuesta, quedando a la espera de otras sugerencias.

Pasados los días, otro conocedor de actividades criollas, presenta una propuesta, la cual se consideró óptima para ejecutarlo desde el ámbito administrativo y presupuestario. En la perspectiva del festival se tuvo el mismo criterio, la búsqueda de artistas que no requieran montos exorbitantes.

Como funcionarios públicos, decidimos realizar una fiesta modesta. Esperanzados en el espíritu solidario de nuestro pueblo, no solo con el fin de festejar la nueva edición, sino que, además, juntos podamos ayudar y colaborar con nuestro Hospital «Sagrado Corazón de Jesús». Mediante su cooperadora se incorporará lo recaudado de entradas y canon de puestos en el predio. Esperamos que nos acompañen, debemos fortalecer nuestra tradición e identidad local.