La Fiesta de la Torta Negra: 23.000 personas en una jornada exitosa en Lavalle.

 

Un ritmo frenético invade “la cuadra” el lugar en donde se cocinan las Tortas Negras. Son diez las personas que ponen sus manos, su fuerza y su templanza para amasar, cortar y cocinarlas.

La Fiesta de la Torta Negra alcanzó un récord inesperado al convocar más de 23.000 personas que se movilizaron durante todo el domingo por la calle central de nuestra ciudad.

Desde la medianoche del sábado se comenzó con la cocción que se extendió hasta las 16:30 del domingo, cuando todos los insumos llegaron a su fin. Los panaderos, utilizaron más de un centenar de kilos de azúcar negra y varios centenares de harina en aproximadamente 16 horas, pero lo más difícil fue saber cómo comunicarles a los visitantes que arduamente esperaban por las tortitas negras en la cola eterna frente al comercio más tradicional de los lavallenses.

Por la mañana “los tempraneros” fueron los más beneficiados porque entraban a la panadería “Del Pueblo” y se llevaban varias docenas. A medida que avanzaban las horas cada vez era mayor la concurrencia y la cola. Los clientes entraban y lucían en sus manos los billetes como si fuera una subasta de un producto preciado. Todo llegó a tal punto que hubo que improvisar un retén policial en el acceso para poder imponer un control en la venta.

Pasado el mediodía se podían adquirir sólo 6 unidades por persona, porque de este modo todos podrían comprar, por eso, las familias colocaron en la fila a muchos integrantes para poder acumular una mayor cantidad de ese “oro negro” de la tarde de domingo.

Fue el intendente, José Rodríguez Ponte, el encargado de anunciar, desde el escenario, que ya más nada podía cocinarse o comercializarse, al mismo tiempo invitó al público a disfrutar de los shows de cierre con la cantante Amorina Alday y el grupo Va de Nuevo.

La familia Latchuk fue reconocida por su gran labor. Ese reconocimiento no sólo llegó de las voces del público, sino también por las autoridades que hicieron la entrega de una plaqueta; además del agradecimiento y la felicitación por haber cumplido 60 años junto a la comunidad.

Fue Rodríguez Ponte quién comentó cómo surgió la idea de la festividad. Un recuerdo de su infancia, que lo ubica junto a su padre comprado las tortas, lo llevó a embarcarse en esta iniciativa.

Amasar, cortar, esperar, cocinar y envolver

Más de 30 personas desfilan tras bambalinas. La clientela sólo se lleva la manufactura pero llegar al producto final hay que esperar entre una hora y media y dos horas. Desde el amasado al cortado hay que dejar reposar la masa unos 30 minutos. Después se le coloca el azúcar negra –aquí hacemos un párrafo aparte porque sólo una persona se encarga de esto como si fuera el secreto primordial- y se la somete a cocción otros 30 minutos.

Una vez cumplido esto hay que dejarla enfriar para que decenas de manos procedan al empaquetado de las docenas de esta tradicional factura.

Puestos de artesanos

El sector gastronómico fue el más concurrido. Colas para hacerse de una bondiola, choripán o una pizza se repitió en cada uno de los puestos. No faltó alguno que se quedó sin productos para comercializar.

En tanto, las artesanías tuvieron buen ritmo de venta y los expositores se despidieron muy conformes con la jornada y con mensajes de agradecimiento hacia los organizadores.

Visitas guiadas

Hubo un circuito Histórico y de Naturaleza durante la Fiesta, a cargo de los alumnos del curso de Turismo del CEA N°26 (Extensión General Lavalle) que condujeron a los visitantes a conocer los atractivos naturales del Ría de Ajó y los datos históricos elementales de nuestra comunidad.

Docenas de personas, se concentraron en el punto de encuentro del Palacio Municipal, ubicado en Avenida Mitre Nº861.
Algunos de los lugares que recorrieron fueron el edificio histórico de la Municipalidad de nuestra localidad, la Iglesia, la Plaza principal, el Museo Santos Vega, la Ría y finalmente pudieron hacer diversos avistajes en la zona costera.

Teatro Infantil y Milonga

Los más pequeños también disfrutaron de la gran obra de teatro infantil “Merengue de historias con Pepa y Ramón”, un ciclo de historias divertidas, con mucha música, ritmo y títeres que interactuaron con los niños.

Durante la tarde, fue el lugar de los adultos, donde la milonga acompañada por las clases de tango atrajeron a gran parte del público presente.

Shows en vivo

Abrió la pista, la banda de Cumbia Retro de Santa Teresita con todos los clásicos de la movida tropical y enseguida fue el lugar de Mariana Santander con los clásicos del folclore y éxitos del cancionero popular latino.

Casi al atardecer, sobre el escenario principal, el grupo Folclórico Legado Nativo, que regresó a nuestro pueblo, luego del éxito cosechado en la Semana de Santos Vega en la previa a la presentación de Abel Pintos y de los elogios por su paso por la Fiesta de la Guitarra de Dolores. En esta oportunidad volvieron a brillar y con mucho ritmo hicieron bailar a los visitantes.

A horas de finalizar esta gran jornada, el público esperaba ansioso la llegada de la joven cantante de General Conesa, Amorina Alday, quien se destacó en La Voz Argentina durante 2018 y puso en escena los grandes clásicos y éxitos latinos.

El cierre de este evento, con el baile familiar, estuvo a cargo de la banda de cumbia de General Madariaga “Va de Nuevo” que pusieron en escena su repertorio tropical.