Fuertes reclamos por falta de iluminación en la Ruta Nacional 226 y Provincial 30

Es sabido que la falta de luminaria en la rotonda de las rutas 226 y 30 produce serios inconvenientes de visibilidad para la gran cantidad de vehículos que transitan diariamente esas arterias. Hace años que tanto vecinos como automovilistas que circulan por la zona denuncian esta falencia.

Es válido aclarar que al ser el paso obligado para el acceso a importantes localidades de la provincia de Buenos Aires como Lobería, 25 de Mayo, Las Flores, Azul, General Pueyrredón, Pehuajó, Bolívar, Carlos Tejedor, Hipólito Yrigoyen, Balcarce, Olavarría, General Villegas, Chivilcoy, Ayacucho, Tandil, Rauch, Roque Pérez y Rojas, entre otras, se genera un tráfico masivo de transportes particulares y de carga.

No es menor el dato que arrojaron los conductores al advertir sobre la formación de “bancos de niebla que complican la buena visibilidad e incrementan la peligrosidad de posibles accidentes”, sobre todo teniendo en cuenta esta época otoñal e invernal.

Después de tantas idas y vueltas sobre el tema, con reclamos, proyectos y propuestas que quedaron en la nada, se sabe que la iluminación de esa zona no corresponde a la Usina de Tandil, sino a Vialidad Nacional, aunque en algún momento había sido cedido a las empresas de peaje y después al Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi).

Finalmente, el proyecto Red de Autopistas y Rutas Seguras que se lleva adelante a través del sistema de Participación Público Privada (PPP) y se licitó a principios de este año, también contempla la iluminación de la rotonda de las rutas 226 y 30. Así lo aseguró el subsecretario de Planeamiento y Obras Públicas del Municipio, Luciano Lafosse, aunque precisó: “No fue parte de la audiencia pública, pero en charlas posteriores se conversó y acercamos ese reclamo”.

Las gestiones que no fueron

Transitaba el primer mandato de Cristina Kirchner en la presidencia de la Nación cuando la Usina de esta localidad presentó fue un proyecto técnico, que fue llevado por el intendente Lunghi a Claudio Uberti, que era quien estaba al frente del Occovi en ese momento. Si bien hubo un compromiso por parte del Estado a hacer la licitación, todo quedó allí.

Posteriormente Pablo Bossio hizo un anuncio afirmando que los fondos estaban disponibles y que el Gobierno nacional iba a financiar esa obra, lo que generó sorpresa. Lo que hicieron desde la compañía eléctrica local fue actualizar el proyecto que habían presentado tiempo atrás, pero el final fue el mismo, los fondos no llegaron y la rotonda siguió a oscuras.

Las expectativas ahora apuntan directamente a la millonaria obra que abarcará la Ruta Nacional 226, entre otras, en el marco del proyecto Red de Autopistas y Rutas Seguras que lleva adelante a través del Sistema de Participación Público Privada. En la primera etapa, el ambicioso plan contempla los corredores viales: A, que incluye obras en las rutas 3, desde Las Flores hasta Coronel Dorrego, y en la 226 en el tramo que va desde Balcarce hasta el cruce con la Ruta 51; B; C; E; F; y “Sur” (conjuntamente, los “corredores viales nacionales”).

Lo que corresponde directamente al tramo que afecta a Tandil, todo el trayecto de doble vía es entre 1500 metros antes de la rotonda de Reforma Universitaria y llegaría hasta la rotonda de la Ruta 30, que será doble mano de ida y vuelta. En tanto que hacia Azul y Balcarce será ruta segura, es decir, doble carril en cada mano, y en lugares precisos en los que se hace difícil el sobrepaso, está prevista la incorporación de un tercer carril para facilitarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.