Balcarce: Presentan proyecto para una universidad pública virtual

Lo elaboró la Juventud de la UCR. Buscan que más estudiantes accedan a la educación pública universitaria. Plantea la posibilidad de acceder desde internet a cursadas que se brindan en horario nocturno y una serie de modificaciones apuntadas a lograr la eficiencia de la modalidad virtual. Esperan que pueda ser evaluado por la Provincia y la Nación.

La Juventud Radical presentó un ambicioso proyecto para una universalidad pública virtual. Según contaron a Agustina Arias y Franco Constanzo –presidenta y vice de la JR-  “la inesperada llegada de la  pandemia ha hecho que de manera urgente nos tengamos que plantear nuevos objetivos. Estos objetivos y los planes para lograrlos surgieron de forma muy rápida, y como consecuencia directa del Covid-19. Se han tomado medidas en muchos ámbitos, pero el proyecto que queremos plantear gira en torno a la educación, concretamente  a  la  educación pública universitaria y terciaria que hoy se desarrolla en forma virtual y que el efecto social y económico que surgirá pos pandemia demandará que esta modalidad continúe y coexista junto con la clásica cursada presencial”, indicaron. “Hay distintas ideas y opciones que las Universidades podrían aplicar  para  que  ambos  sistemas  subsistan y así lograr que más estudiantes accedan a la educación pública universitaria”. Por otra parte, manifestaron que “el desafío adecuar las distintas carreras que se brindan en las universidades a un sistema virtual sustentable al que puedan acceder todos los alumnos y alumnas que así lo deseen. La situación atípica de la pandemia ha forzado a las Universidades Publicas a presentar un sistema virtual que permita a los alumnos continuar cursando y rindiendo para no retrasarse en sus carreras. Ahora bien, -señalan- encontramos en muchos de ellos la necesidad de que este sistema continúe desarrollándose, luego de finalizada la cuarentena y normalizada la situación de la pandemia. Las razones son muchas, y todas diferentes, porque cada persona es un mundo y detrás de ella hay una historia para contar. Pero ninguna de esas historias se aleja de la realidad que hace años viven los estudiantes argentinos”, se sostiene en uno de los párrafos del documento que es la línea argumental del proyecto que, se espera, llegue a la órbita de la Provincia y la Nación.

En la portada de este trabajo “por una universidad pública realmente  gratuita,  inclusiva,  igualitaria y de calidad” se destaca  que si se observan los gastos mensuales a los que cada estudiante se enfrenta al momento de tomar la decisión de iniciar una carrera queda en evidencia que son  “desproporcionados” en relación al ingreso promedio que hoy una familia  tiene en la Argentina. “Dependiendo de  la ciudad en la cual este instalada la institución a la cual concurrirá el estudiante, dependerán el volumen de los gastos. Solo a título informativo, incluyendo gastos de alquiler, transporte, fotocopias, alimentos, servicios e impuestos, hoy un estudiante que decide iniciar una carrera en la UNMDP de la ciudad de Mar del Plata necesita aproximadamente $180.000 por año. Un estudiante  que  decide  emprender una carrera en la UBA de la ciudad de Buenos  Aires, incluyendo los gastos ya mencionados  depende de  una suma aproximada de $ 295.000 por año. Quien decide hacerlo en la ciudad de Tandil $150.000 por año y quien lo quiera hacer en la ciudad de La Plata  $210.000. El hecho de decir que estas sumas son accesibles para cualquier persona de clase media y media/baja nos haría necios y dejaría en evidencia  que estamos totalmente alejados de la realidad. Aquí también es donde defendemos nuestro proyecto y sugerimos la posibilidad de que se continúe accediendo a la virtualidad, dado que en ese caso los gastos se reducen en un 80% e incluso aquellos que por cuestiones de horarios laborales, o responsabilidades familiares, estarían en condiciones de acceder a la universidad desde su casa y poder cursar la carrera que seguramente tarde o temprano finalizara y le permitirá tener más y mejores oportunidades y objetivos tanto en el plano laboral como en el personal”.

“De lograrse una reforma que permita la virtualidad le facilitaríamos la vida a muchísimas personas que hoy les cuesta acceder a la universidad y concretamente a las cursadas presenciales. Con esto nos referimos exclusivamente a las personas con discapacidad o con capacidades  diferentes. Si bien, las dificultades que se les presenta a los estudiantes al  momento de emprender una carrera son históricas y la necesidad de  implementar la modalidad de educación virtual es reclamada desde antes de la llegada de la pandemia, es innegable que esta fue la causa que nos ubicó en el desafío de plantear esta modalidad ante la imposibilidad de la cursada presencial y la necesidad de que los y las alumnas no pierdan el año. Entonces también debemos analizar y justificar la necesidad de sostener  este  sistema y esta justificación, en este punto, será estrictamente económica. Muchos estudiantes encuentran los recursos y la solvencia para su año de estudio trabajando de diciembre a marzo en la temporada de verano que este año será muy compleja. De ser así y de no implementar la virtualidad, el efecto inmediato será que estos tengan que regresar a su ciudad y abandonar sus estudios. Esto sin mencionar que los costos aumentaran entre un 40% y un 50% en relación a la inflación interanual estimada”, expresaron Arias y Constanzo.

En el final, mencionaron que “de concretar este proyecto estaremos generando esa luz al  final del túnel para muchos estudiantes que sueñan  con recibirse. Es nuestro objetivo y nuestro deseo lograrlo y no podemos finalizar este trabajo y todo lo expuesto sin citar textualmente la frase de Domingo F. Sarmiento. “Todos los problemas, son problemas de educación”. La educación es la herramienta que nos permite definir qué rumbo tomamos y hacia dónde queremos ir y por lo tanto debemos facilitarla y que acceda la mayor cantidad de argentinos y argentinas posible”, concluyeron.

Otros puntos clave del proyecto                                                                   

La posibilidad de acceder virtualmente a cursadas que se brindan en  horario nocturno. Esta  posibilidad sería de gran importancia y no solo se  relaciona con la dificultad de cursar presencial en horarios nocturnos, sino que está íntimamente relacionado con la inseguridad.

Modificaciones planteadas para la eficiencia dela modalidad virtual en las universidades. Las universidades e instituciones terciarias   públicas deberán obligatoriamente presentar comisiones cuya cursadas se   brinden en forma virtual.