Alojamientos pet friendly: la tendencia crece y ya alcanza al 40% de la Costa

Son 1.160 los hoteles que reciben mascotas en las playas turísticas de Buenos Aires. En Tafí del Valle también aceptan esos integrantes de cuatro patas de la familia.

Quien tenga en su familia a un miembro de cuatro patas sabe que a veces llevarlo de vacaciones puede generar preocupaciones extra y muchos interrogantes: ¿podrá entrar a la playa con nosotros? ¿Nos cobrarán un extra en el alojamiento? Pero dejarlo en casa tampoco es fácil si nadie puede cuidarlo, aunque crece la tendencia de cuidadores especiales, como ya publicó nuestro diario (leer la nota “Las niñeras de mascotas, el nuevo servicio que gana terreno en Tucumán”). Y si ya está tomada la decisión de que nos acompañe, es bueno saber que el 40% de los alojamientos de la Costa Atlántica es pet friendly según el sitio especializado en búsquedas Booking.com. Más específicamente, los hoteles que reciben mascotas son 1.160, número que no incluye casas, cabañas o departamentos.

Las mascotas están presentes en gran parte de los hogares argentinos: el 60% de los argentinos con 16 años o más señala tener animales domésticos en sus casas y es el porcentaje más alto en Latinoamérica. Entonces, con ese número en crecimiento hay cada vez más alojamientos, líneas aéreas y ómnibus de larga distancia que ofrecen la posibilidad de que viajen juntos.

Al momento de elegir un alojamiento pet friendly, lo que hay que verificar si el lugar no realiza un recargo adicional por viajar acompañado; asegurarse de cómo es el trato del personal (mediante referencias de conocidos o buscar en las redes comentarios de usuarios recientes) y revisar que el destino tenga parques o paisajes cercanos para asegurarse de que el perro también pueda salir a pasear.

Por otra parte, hay reglas generales en esos establecimientos, como que las mascotas deben estar libres de pulgas y garrapatas, limpios, al día con sus vacunas y desparasitaciones; no deben exceder los 10 kg de peso; tienen que llevar un collar de identificación y una correa en todo momento; deben dormir en compañía del dueño o en una cama para animales domésticos que generalmente está incluida (no se admiten animales en las camas o muebles propios del hotel); y en ningún caso el animal doméstico se puede bañar en el cuarto de baño del huéspedes (se recomienda el champú seco), entre otros. En algunos hoteles de lujo, como el Four Season de Buenos Aires, hasta hay un servicio que se encarga de sacar a pasear a los perros. Y en otro hotel cinco estrellas, el adicional que se cobra a los huéspedes es de 60 dólares por mascota.

Balnearios

Luego de elegir el lugar donde se hospedarán, se debe evaluar los balnearios pet friendly cercanos y las actividades que se pueden hacer con las mascotas. En la Costa Atlántica, por ejemplo, se puede ir de compras con ellos, dar un paseo tranquilo por la rambla o avenida principal, e ir al puerto. Y las mascotas no se van a quedar afuera del tour gastronómico: la onda pet friendly se va apoderando de las ciudades de la Costa, y cada vez son más los restaurantes que admiten mascotas en sus espacios abiertos.

Llevarlo a la playa no es imposible, pero ello implica cuidados y responsabilidades, como llevarlos con correa, usar una bolsa higiénica para recoger sus necesidades y las de la arena que estuvo en contacto con ellas y llevar la libreta sanitaria con las vacunas correspondientes. Las playas del Partido de la Costa, que incluye los balnearios como San Clemente del Tuyú, Santa Teresita, Mar de Ajó y San Bernardo, entre otras 10 localidades, no son pet friendly. En cambio, las de Mar del Plata, Villa Gesell y Pinamar sí lo son. Pero Pinamar tiene una legislación que prohibe ir con perros a la playa pública en el horario de 9 a 19. Pero sí pueden ingresar a terrenos privados de los balnearios durante todo el día.

Un capítulo aparte merece Mar del Plata, que desde 2016 tiene el primer balneario de Argentina exclusivo para mascotas. Se trata de “Yes. Playa Canina”, que tiene desde una plaza de recreación, hasta una pileta exclusiva para mascotas. Un cartel dice: “prohibido entrar sin tu mascota”.