Alarma en el PJ por indicios de fraude electoral al trasmitir datos

Tenemos fundadas sospechas para afirmar que el proceso electoral podría estar viciado de nulidad, comienza diciendo mediante su cuenta oficial de Twitter el Partido Justicialista para luego dar pie a un comunicado que debería dar lugar a la acción.

El comunicado completo que firma José Luis Gioja Presidente del Partido Justicialista Nacional, señala: Desde el Partido Justicialista estamos preocupados por las deficiencias del nuevo sistema de transmisión de datos realizado por la empresa SmartMatic, que cobrará 17 millones de dólares.

Los resultados preliminares que arrojaron los simulacros realizados recientemente no dejan lugar a dudas. Solo el 33% de las 10 mil mesas que se sometieron a la prueba realizada por la Dirección Nacional Electoral pasaron el ensayo.

Más allá de las fallas que se observaron en el simulacro de transmisión de datos, este sistema es muy vulnerable y no da garantías de seguridad para que el escrutinio se realice sin problemas. Esto puede terminar en un desastre, por eso pedimos que se vuelva al antiguo sistema de actas de escrutinio y telegramas.

Tenemos fundadas sospechas para afirmar que el proceso electoral podría estar viciado de nulidad. Nuestros técnicos en informática nos advierten que hay mucho riesgo de manipulación de datos electorales en virtud de lo vulnerable que es el sistema que ofrece SmartMatic.

Esto no debería alertar sólo al Peronismo, sino a todas las demás fuerzas políticas de oposición al Gobierno que podrían sufrir las consecuencias de las irregularidades de un escrutinio electoral inseguro.

Antecedentes

El 8 de enero de este año, ya se había dado cuenta desde el resquicio que agrupa al periodismo con valores (precio es otra cosa) que el ejecutivo nacional tenía un as en la manga cuando decía que desde cada escuela se pueden transmitir directamente datos hasta el centro de cómputos oficial.

En ese entonces se señalaba: “La intención del oficialismo es que cada colegio se convierta en un centro de transmisión de datos para agilizar los tiempos y homogeneizar la carga de los resultados en todo el país. Los funcionarios ya le presentaron la propuesta a la Justicia Electoral y aún deben comunicarle el proyecto al resto de los partidos políticos. Hasta ahora, una vez finalizados los comicios, las autoridades de mesa debían contar los votos y confeccionar un acta“.

Esos documentos viajaban en camionetas a los llamados centros de transmisión electoral, unos 400 locales del Correo Argentino donde se escaneaban los telegramas y se transmitían las imágenes a un centro de cómputos.

El Gobierno ahora prepara un escrutinio para que cada escuela funcione como un centro de transmisión. Esa es la parte que se advierte. “El voto electrónico que no se aprobó en el Congreso por inseguro no se aprobó porque la inseguridad reside en la trasmisión de datos, trasmitiendo datos desde cada escuela, el resultante es exactamente igual”, explicó una fuente ligada a la seguridad informática a este medio.

“Si yo tengo datos en una pc, cpu, servidor o lo que sea, cuando están allí, no resulta fácil interferir; el problema es justamente cuando se los hace circular, cuando ese paquete se mueve y puede ser interferido y alterado”. “Cuando muevo datos, en ese viaje de datos, pueden poner una foto de su abuelita si quieren”, graficó el experto.

A fines del año pasado el Ministerio del Interior contrató de forma directa al Correo Argentino (Corasa) -una sociedad del Estado que está bajo la órbita de la Secretaría de Modernización- para la realización del escrutinio. El Correo Argentino, a su vez, contrató el software que permita la transmisión digital de las actas de votación en todas las escuelas del país. “Es lo mismo con otro nombre”, finalizó el experto consultado”.